jueves, 6 de marzo de 2014

JUEVEANDO CON MI MASCOTA

Un tema precioso que se le ha propuesto Charo, nuestra conductora de este jueves. 
Si queréis conocer las historias sobre nuestras mascotas pinchad aquí


CUCA



Hace tiempo leí un libro que Mayrata O`Wisiedo había escrito sobre su perro y que tituló: "Chico no sabía que era perro"
 Al leerlo pensé que mi Cuca tampoco sabía que era perra porque
la considerábamos un miembro más de la familia, nos acompañaba en los viajes, tanto si eran cercanos como si había que traspasar fronteras, venía a hoteles, bares y restaurantes, en aquellos que tenía prohibida la entrada, hacíamos causa común con ella y no entrábamos nosotros.
Cuca se sentía responsable del bienestar de todos. sabía cuando alguien pasaba por alguna dificultad y se colocaba a su lado focalizando en él sus caricias y zalamerías.
Tenía una mirada tan negra y tan profunda que se podía entablar una conversación con ella mirándola a los ojos. Recuerdo como a la hora de recoger la mesa, cuando todos emprendían la diáspora con el último bocado, ella sentada en sus patas traseras  parecía decirme: "si yo pudiera, te ayudaría".
Era muy protectora y muy inteligente.
También tenía otras connotaciones en su carácter: era  pija, muy digna, atea y racista, esto último me exasperaba porque no os podéis hacer una idea lo que es conocer por sus tremendos ladridos, que a más de cien metros había un pobre negrito vendiendo relojes y como en Fuengirola hay pocos negritos vendiendo...
¡Qué vergüenza de perra! 
¡Para que luego digan que los perros se parecen a sus amos!
 ¿Y lo de atea?, pues que no podía pasar por delante de una iglesia sin ladrar como una energúmena ¡y como tampoco hay iglesias en este santo país...!
Lo de pija y digna venía en un mismo lote, no creáis que se fíjaba en todos los perros... ¡qué va! y si alguno le caía mal, lo ignoraba mirándolo por el rabillo del ojo y sentándose en plena calle para mantener a buen recaudo el objeto del olfateo perruno. 
Cuca hace tiempo que se marchó, pero en nuestra familia su recuerdo está presente, lo que me hace pensar que éramos nosotros, y no ella, los que no la creíamos perra. 

69 comentarios:

  1. Que personalidad, se le ve en la carica lo lista que era! Un placer conocer a esta perrita tan especial, un recordatorio muy bonito!
    saludos!
    Nika

    ResponderEliminar
  2. Una bonita historia, los animales de compañía acaban siendo uno mas en la familia.Que tengas un buen jueves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha sido difícil escribir sobre ella porque me iba emocionando cada vez que iba recordándola.

      Eliminar
  3. Creo que ningún perro sabe que es perro, mi experiencia con los míos, así me lo demuestra. Un post muy bonito para Cuca.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tranquilizas mucho, al decirme que es algo generalizado.

      Eliminar
  4. Viendo la imagen comprendo que sea difícil saber si es un perro. ¿Uno de la familia?. Qué dulce, Tracy.
    Ahí va mi relato: "Pensé que era uno de la familia y resultó ser un perrito".
    Y si quieres uno de plagio: "Cuando desperté el perrito estaba ahí".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, en la familia los hay más feos que Cuca.

      Eliminar
  5. Mis hijos y mi santa insisten en que quieren un perro, yo me resisto, tuvimos una cobaya muchos años que murió el año pasado, era un perr-roedor, venía cuando le llamabas, jugaba, le encantaban los mimos, se puso malito y llegó a estar en un hospital veterinario (además de costar una pasta), el disgusto familiar fue tal cuando se fue que decidí que nunca maix, como para tener otro bicho susceptible de mayor aprecio... con los peces ya vamos bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo peor, cuando se van. Es por lo que no he vuelto a tener más perros, aunque pienso que es muy egoísta por mi parte.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Era para verla, de verdad y no es pasión de "madre".

      Eliminar
  7. Qué mirada tan profunda y tan "de verdad".
    Preciosa.

    Bsssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los animales no tienen falsedad como tenemos los humanos.

      Eliminar
  8. Te ha quedado requetechulo el articulo de hoy.......CUCA estaria contentisima con tu precision a la hora de hablar de ella........

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he dejado tantas cosas en el tintero...

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Está pintando que casi es más difícil que leer.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Pues sí era muy guapa y tenía un pelo tannnnnnnnn suave...

      Eliminar
  11. Qué noble,Cuca!
    Coincido contigo en lo de pijo...mi perro lo es en el mismo sentido que tú lo explicas y nos lo hace pasar mal a veces ..
    ..pero también es protector a más no poder...y muchas cosas más ..lo que hace que todos los que le conocemos le adoremos..
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según cuentas habría sido una buena pareja para Cuca, ¿te imaginas nosotras de consuegras?

      Eliminar
  12. esos bichitos...mmmhh, en casa hay siete todos recogidos de la calle
    ahora están bien cuidados y alimentados ¡qué vida de perros!!
    saludos

    ResponderEliminar
  13. En fin, ella era mestiza pero a lo mejor nadie se lo dijo, por eso discriminaba, supongo jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo le decía de todo cuando se ponía en plan racista, porque pasaba vergüenza ajena.

      Eliminar
  14. ¿Te gustan los perros?

    Señora, yo como de todo...


    Ejem, ejem... vaya tos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es como
      - ¿Le gustan los toros, Señora?
      - Sí.
      -Pues tiene el mismo gusto que las vacas.

      Eliminar
  15. Me abstengo de opinar sobre esta sugerencia juevera. Núnca tuve mascota y sinceramente, nunca la eché de menos. No por ello dejo de amar a los animales, pero siempre en su habitat natural.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que no habéis convivido con animales, no lo comprendéis y además yo os puedo entender.

      Eliminar
  16. Preciosa, historia...que aún sigue viva en tu mente y en tu corazón.Me alegro por ello, amiga.
    Te dejo mi gratitud por compartir tus sentimientos.
    Mi abrazo y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  17. Son uno más de la familia. No quiero pensar que ocurrirá cuando falte mi Roy. Va a ser un drama familiar. Y yo, pensando egoístamente, me pregunto que cuando falte ¿Quién me va a sacar de paseo a la calle?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, será un drama, así es que vete preparando para ello.

      Eliminar
  18. .....pero que carita más linda que tiene!
    ...los animales ,lindos compañeros!

    un saludo Tracy ;)

    ResponderEliminar
  19. Que lindo lo que cuentas de ella, te ha dejado un gratísimo recuerdo y no lo dudo, para mí los animales son especialmente hermosos y buenos compinches.

    :)

    ResponderEliminar
  20. Leí esto y en rato me iré a jugar con mi perro adorable!

    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Ha sido muy divertida la tarde conociendo a muchas de vuestras mascotas porque viendo lo que decís de ellas se os conoce un poco mejor.
    saludos desde Tenerife.

    ResponderEliminar
  22. A veces pueden ser insoportables en algun momento, pero otras nos dan lecciones a nosotros, de todo tipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No recuerdo la insoportabilidad de mi perra, pero puede ser que se me haya olvidado y sólo recuerde lo bonito.

      Eliminar
  23. Me ha encantado conocer a Cuca.
    Se les quiere tanto ¿Verdad? ...Y nos dan tanto...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos lo dan todo, hasta ejemplo.
      Un beso.

      Eliminar
  24. Muy buena tu historia de Cuca.... veo que tenemos algunos pensares parecidos Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que amamos a los perros nos parecemos en algo siempre.

      Eliminar
  25. Tuvimos una muy similar y era la reina de la casa. Sufrimos mucho cuando hubo que sacrificarla, aún recuerdo su mirada al despedirnos.

    ResponderEliminar
  26. Qué bonito recuerdo para Cuca!
    Muchas gracias por participar. Besos

    ResponderEliminar
  27. Una hermosísima historia. Yo creo verdaderamente que nuestros animalitos de compañía son algo más que mascotas, son realmente parte de la familia, y como tales, se integran a nuestra vida con naturalidad y por supuesto con todo su cariño, el mismo que expresamos al recordarles. Lindos recuerdos compartes amiga!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  28. jeje muy divertidas anécdotas!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Supongo que como dices tú, si tanto convives con un animal, ya no lo consideras como tal, piensas que que es de la familia, y esa perrita seguro que lo fue.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Los humanos parcelamos el corazón, los perros siempre tiene las puertas del suyo abiertas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Tanto cariño se les tiene, que desde luego son uno más en la familia. Cuca ha dejado huella entre vosotros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Yo tampoco tuve mascota... bueno, dos hijas pero creo que eso no cuenta... pero entiendo el cariño, incluso la dependencia que se puede llegar a tener con ellas. La magnífica calidad de algunas personas me garantiza y explica la existencia de sus mascotas. Así pues creo entender la relación tan entrañable con CUCA, que por cierto era de armas tomar, algo así como el Pepito Grillo de la familia.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. :)

    Y así es....

    Son mejores que muchas personas.

    Besos, linda.

    ResponderEliminar
  34. Tracy, lo de los perritos ladrando a los negritos vendedores de baratijas debe ser genético, porque ya conozco tres casos con el tuyo. La perra de mis amigos, Linda, también ladra fuertemente cuando se acercan a ofrecernos su mercancía. ¿A qué obedecerá esta muestra de racismo?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Bonito homenaje a Cuca. Las mascotas nos dan muchos buenos ratos y satisfacciones, por eso resulta después tan dolorosa su pérdida aunque siempre nos queden los buenos recuerdos, porque en realidad son, cómo tú bien dices, un miembro más de la familia. Un beso.

    ResponderEliminar
  36. De los gatos, sí había oído que sus ronroneos son sanadores, pero de los perros no sabía nada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  37. creo que de alguna manera tendemos a "personalizar" a nuestros animalitos, no sé si será del todo bueno, pero sin dudas no por ello pierden su esencia animal.
    me causa mucha gracia cuando los veo pasear con sus amos/as, los observo, sobre todo a los perritos, y es que le vas encontrando hasta el modo de andar similar. lo que compartes de tu perra Cuca es muy tierno, y no dudo que ella se sentía un miembro más de la familia y como tal debía colaborar y figurar, ¡una ternura!
    ¡saludos Tracy!

    ResponderEliminar
  38. Qué linda historia y qué perra con personalidad!
    Sin duda cada perro tiene lo suyo y ahora que te leo estoy empezando a sospechar que mi perro tiene algo contra los edificios religiosos, pues cuando salimos de paseo pasamos frente a una iglesia y no hay modo de impedir que haga sus necesidades casí en la puerta.
    Celebro el recuerdo de Cuca, y si, seguro que somos nosotros quiénes dejamos a veces de verlos como animalitos porque los consideramos parte de nuestra familia.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  39. Emocionante recuerdo. Lo comprendo, tuvimos un perro que tenía mucho que ver, ya le dediqué un jueves hace tiempo.
    Brillante el final de tu recuerdo.

    ResponderEliminar
  40. Querida con lo bueno y lo malo. Una perrita afortunada.

    Un beso.

    ResponderEliminar