jueves, 12 de marzo de 2015

JUEVEANDO CON LAS MIRADAS

Le toca el turno a nuestra amiga Nieves, que ha propuesto que escribamos sobre la mirada en sus diferentes formas. 
Un tema que puede llevarnos a conocer las distintas clases de miradas que se dan y que sin lugar a dudas será interesante compartir aquí




LA  MIRADA


Hora punta en el metro.
 Él la dejó pasar, cediéndole su asiento.
Ella le dio las gracias con una sonrisa sin reparar en él porque sus pensamientos estaban centrados en sí misma: debo estar decrépita cuando me ha dejado su asiento, claro que también es que voy tan cargada que debo  dar  pena, me tengo que arreglar aunque sea para ir al mercado...
En estas elucubraciones estaba cuando anunciaron por el interfono:
- Próxima parada Nuevos Ministerios.
Él se dirigió a ella y mirándole a los ojos le dijo:
- Todo un placer haberla...
No pudo oír más, ¿qué habría dicho "conocido", "encontrado", "cedido el asiento"...?
Quedó tan tocada por aquella mirada que cuando quiso acordar, lo único que vio a través del cristal del vagón fue su figura apuesta y elegante que se alejaba por el andén.
Aquella mirada  transformó su vida. 
Desde entonces el mismo día de cada semana se sube al metro y vive apasionadamente el momento de llegar a la parada de Nuevos  Ministerios, por si vuelve a verlo.
Reconocería esos ojos y esa mirada entre mil, aunque no puede decir lo mismo del resto de sus facciones.



Regalo de Nieves
Gracias

60 comentarios:

  1. Una historia corta pero apasionante. Me recuerda a la canción de Serrat, Penélope...
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas historias se dan, de ahí que Serrat hiciera Penélope.

      Eliminar
  2. Hay miradas que son imanes, solo ves los ojos que te miran.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hay miradas que no se olvidan.
    Salu2 mira2, Tracy.

    ResponderEliminar
  4. Persiguiendo una mirada, estamos faltos de ellas. Saltibrincos

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que hay miradas que concentran todo el resto de la persona. Son imanes...
    Bravo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, imposible apartar los ojos de ellas, ¡Qué poder tienen!

      Eliminar
  6. Nada más expresivo que una mirada...

    ResponderEliminar
  7. no hay nada más expresivo que una mirada, a veces una simple mirada dice mas que mil palabras y dice TODO...

    Un abrazo!
    http://reflexioneseimaginaciones.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las miradas no engañan , hay que saberlas leer.

      Eliminar
  8. Cumpliste con creces la propuesta. Hay que estar atentos a las miradas... y a los caballeros amables, nunca se sabe qué puede pasar después de que te cedan el asiento.
    Ah, también no salir nunca como de entrecasa... jajaja...
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo último que dices lo llevo yo a gala: no salgo de casa sin emperifollarme, porque nunca se sab con quien te puedes encontrar, jejejejeje

      Eliminar
  9. Las miradas en el transporte público... Cuantas fantasías encerradas en esos vehículos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay si los autobuses y los metros hablasen...

      Eliminar
  10. Me encanta, es un relato de algo muy cotidiano y eso aún lo hace mucho más interesante.

    Me imagino siendo yo, jajaja. Seguro que haría lo mismo que la protagonista :)

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso le decía a Luciano que si los transportes públicos hablasen...

      Eliminar
  11. Buenas tardes, Tracy:
    Felicidades por tu relato.
    Comparto ese pensar de tu personaje que si una persona desconocida se me queda mirando ya no es por algo positivo. No es que me vatan cediendo asientos, pero sí que me tratan de “señor” y los ancianos em,piezan a guardarme sitio a su lado en el parque.

    Esos encuentros casuales en los que no sabes si detrás de la cortesía puede esconderse una incitación a una travesura, son de lo más revitalizantes. Hacen que el día pase absorto en ensoñaciones de lo que pudo haber ocurrido si el lenguaje de las miradas hubiera dado paso al de los hechos.
    Un abrazo, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, ya será menos. No te imaginaba tan coqueto, ni tan exagerado, pareces andaluz.
      Respecto a lo que dices de esos encuentros, pueden dar ilusiones para toda una vida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Muy bueno y muy realista, Tracy!!!!
    (te hice caso y actualicé)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por hacerme caso, ganamos todos.

      Eliminar
  13. Hay miradas relámpago que van de la pupila al corazón y graban sus iniciales en el ventrículo izquierdo.


    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hasta te duelen en ese recorrido.
      Besos

      Eliminar
  14. Hay miradas que son inolvidables, pero el hecho de haber sido mirada tal vez sea lo que más le impactó. Espero que lo vuelva a encontrar, para que pueda esta vez prestar más atención y salir con algo bueno.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También votaría porque eso sucediera alguna vez,

      Eliminar
  15. Tuvo que ser una mirada sensual, cautivadora, inteligente tal vez para que a ella siga latiéndole aceleradamente el corazón todos los días antes de llegar a la estación de Nuevos Ministerios. Si hubiera sido una mirada procaz, esquiva, insolente, huidiza, bizca, torva, pegajosa, gazmoña habría tenido que acabar viajando en el autobús. En cualquier caso el tipo era un ligoncete de metro que se dice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena deducción ¡BRAVO!
      Oye qué bien manejas los adjetivos, otro BRAVO.
      Un besote.

      Eliminar
  16. Miradas que dejan huella y marcan nuestras acciones de búsqueda entre la gente aunque no lo reconozcamos. ¡Felicidades por este estupendo relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú crees? me refiero a que marcan nuestras acciones de búsqueda.
      Gracias por tu juicio sobre mi relato y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Si solo recuerda la mirada, a lo peor tenia la cara picada de viruela, quemada, o con lepra, vete tu a saber...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  18. Quedarse prendada de una mirada, de unos ojos que eran el todo de aquel hombre que solo había visto en esa ocasión y que buscaría hasta encontrarlo de nuevo. Puede que todo quede en un sueño pero será un aliciente para subir al metro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser un aliciente no sólo para subir al metro, sino para vivir una vida.
      Besos

      Eliminar
  19. Me gusta la historia que narras porque es muy cercana, he tenido esa vivencia. Recuerdo una chica que se sentó a mi lado en un autobús interurbano, con la que trabé amistad y que nunca volví a ver. Y cada vez que volvía a pasar por el mismo lugar, tenía la esperanza de verla subir al autobús. Una historia de hace treinta años, aclaro.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien!
      Pues te la dedico a ti con todo mi cariño.
      Por cierto que pincho tu relato y no puedo leerlo, no sé si es mi problema o tuyo.

      Eliminar
  20. Quedarse colgada de unos ojos....amor a primera vista, cosas que pasan...¿o no?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasan y más de lo que nos creemos.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Su mirada no la podrá olvidar; es posible que al resto de la persona nunca la pueda reconocer. Quizás debió de haber prestado más atención.
    Me gustó mucho.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Una mirada certera que encendió las llamas en tu protagonista.
    Que linda sensación la de tu relato. :)
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Es cierto. Hay miradas que uno desearía volver a ver. Y se prepara para ello, lleguen o no. Me encant´´o tu relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Historia con final y esperanza abiertos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Hay miradas que logran atravesarnos completamente, incluso, haciéndonos replantear nuestra rutina con entusiasmo.
    =)

    ResponderEliminar
  26. Hay ojos que ofician de imanes... te atraen y ya uno, no se desprende de ellos.
    Una linda historia que tiene mucho de ese andar cotidiano en el que es inevitable de vez en cuando, prendarse de alguna que otra mirada.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  27. Esto pide un nuevo encuentro. Es que hay cada miradita...
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Un corto, largo en sugerencias, en imaginación, en sabor dulce.
    Lo único que me ha quedado algo tenebroso es que se bajara en los Nuevos Ministerios...
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Dicen que nuestra mirada refleja nuestro más íntimo ser, nuestra alma...por eso a veces, lo que mejor recordamos de una persona que nos ha "enganchado" es su mirada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. Lo tiene crudo...
    El azar es muy caprichoso.

    Besos, linda.

    ResponderEliminar
  31. A veces una mirada nos conmueve, solo recordaba la mirada, por lo que idealizaría con el tiempo el resto y ya nunca lo encontraría, que en Nuevos Ministerios se baja y sube mucha gente, lo mismo me crucé con ellos alguna vez, jejeje, pero andaría absorta leyendo, miles de besossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  32. Creo sinceramente que una mirada te puede marcar hasta ese punto. Lástima que no tenga compensación alguna tan larga espera. Tal vez si otra mirada igual de intensa se cruzara en su camino...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Es curioso, el típico rebusque de motivos y no disfrutar el instante, que es posible no vuelva a repetirse, muy bueno,
    Un beso

    ResponderEliminar