jueves, 20 de octubre de 2016

JUEVEANDO CON ¿QUÉ HACE ESTO AQUÍ?

Este jueves nos conduce Charo y se le ha ocurrido esta idea que veis en la imagen, que a mí no me parece nada fácil. Si queréis leer lo que escribimos pinchad aquí




Esa pregunta fue la que se hizo Mari Pili en la fiesta que le prepararon sus amigas para la despedida de soltera en el piso de estudiantes de una de ellas.
Mari Pili era una chica muy tradicional, de una familia muy tradicional y con un novio muy tradicional. En víspera de su boda, las amigas la convencieron para que dejara que le hicieran una despedida de soltera, no podían consentir que se encerrara dentro del matrimonio, sin ni si quiera haber probado el sabor una pequeña travesura; tanto le insistieron que accedió pero bajo la promesa de que no le hicieran bromas  pasadas de tono, como ponerse penes en la cabeza, cantar canciones obscenas que hablaran del débito conyugal.
- ¡Hija, pero que antigua eres!, ¡¡¡el débito conyugal!!!...
- Bueno, el coito...
- Anda... anda...sólo queremos ponerte al día, que te modernices un poco y conozcas lo que te vas a perder...
-  O lo que voy a ganar. Además no se os ocurra llevar a hombres vestidos de bomberos y esas cosas que se llevan ahora.
- Hija qué rarita eres. Pero bueno chicos podemos llevar ¿no?
- Sólo si me prometéis que no van vestidos de bomberos y van a portarse bien. Quiero que preparemos unos refrescos y algo para comer en una cena informal donde hablemos de nuestras cosas.
- ¡Qué sosez!
- Bueno, si ella lo quiere así... no tenemos derecho a cambiarle sus planes.
El día de la despedida llegó y las amigas revoloteaban por el piso haciendo los últimos preparativos. En un rincón del salón habían puesto la mesa para dejar sitio para bailar al final de la cena.
Cuando Mari Pili llegó , el salón estaba en penumbra y en la mesa las viandas preparadas.
Le taparon los ojos y Mari Pili enseguida preguntó:
- ¿No habréis traído a chicos vestidos de Bomberos?
La llevaron hacia la mesa y la sentaron en un sitio de honor, mientras le decían:
- ¡Que va!, te los hemos traído desnudos.
Mari Pili no comió, pero tampoco se casó como estaba previsto.

50 comentarios:

  1. Las más listas las amigas... con la excusita... jajjajaj

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Jjajjajajaaj
    Prefirió otra carne a la del plato y...

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú, como las amigas de Mari Pili, tampoco tienes un pelo de tonta...

      Eliminar
  3. ¡Ja Ja Ja...!!! Qué bueno.
    Una mesa muy original, Tracy.
    Gracias por el relato, no hay nada mejor que empezar la mañana con unas risas!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas empezado bien el día y que yo haya sido la culpable, jejejeje

      Eliminar
  4. Espero que no se encontrara con un pelo en el plato.
    Esto de las despedidas de solteros es de un patetismo desolador.

    ResponderEliminar
  5. Muy ocurrente tu relato y lo mejor es el resultado, hay que casarse con los deberes aprendidos (Gracias por las risas)

    ResponderEliminar
  6. Hizo bien, qué leñe!!!

    Ya encontrará el zapatito a su medida...
    ése no le quedaba.

    Besos, Tracy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay como tener unas buenas amigas que te faciliten el reciclaje.

      Eliminar
  7. Muy bueno, pero no des ideas que dentro de nada, esas mesas las terminan por vender en Ikea.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja pues habría cola para comprarlas.

      Eliminar
  8. jajajaja Parece que deshicieron la mesa sobre la marcha :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. jajajajaja
    yo he sabido de historias que terminan en dramas peores que novelas venezolanas...

    ResponderEliminar
  10. ¡Vaya imaginación!
    ¿Tenía sentido del humor?
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No e imagino uno de tus platos en esa mesa, jejejeje

      Eliminar
  11. Por lo visto una sorpresa que le encanto y convenció.

    Buen sentido del humor que le hizo cambiar de planes...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esas amigas hay que ponerles una estatua.

      Eliminar
  12. Más de una vez he dicho ¡Qué hace esto aquí! y después terminé aceptando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece ser que eso fue lo que le pasó a laprota del relato.

      Eliminar
  13. Jajajaja ...
    Pobre Mari Pili, se quedó compuesta y sin novio ... jajaja ...

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo no se puede tener en esta vida, hay que elegir.

      Eliminar
  14. jajajaja para una persona con esa obsesión de bombero. Estuvo bueno.

    Saludos Tracy. Pido disculpas por no haber pasado estos días pero he estado un pelín ocupada. Siempre te leo.

    Ciao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor, nada de disculpas. te eché de menos pero me imaginé que el reloj no te daba tiempo para más.
      Un besazo.

      Eliminar
  15. Cuando dices que no se casó como estaba previsto es que se casó pero llegó con parte de la tarea hecha. Desde ahora tendrá que ceñirse al "débito conyugal", o no!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas preguntas. contéstatelas tú misma. Jajajaja

      Eliminar
  16. Y ya nunca más habló de débito conyugal, supongo.

    ResponderEliminar
  17. Creo que algo cambió en la protagonista de tu relato. Y que el no casarse fue por propia decisión.
    Parece que las amigas no eran precisamente tradicionalistas.

    Y pensar que en mi relato comentaron que Atalanta se las trae.

    Bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja qué interrelación has sacado, eres genial.

      Eliminar
  18. Ya me imagino a Mari Pili buscando cada dos por tres el tenedor debajo de la mesa.
    Divertidísima historia Tracy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira lo del tenedor ni se me había ocurrido, jajajaja

      Eliminar
  19. jeje se ve que lo pensó mejor y prefirió no reservarse para uno solo!...curioso el mobiliario que eligieron para el festejo las chicas! jajaja
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa mesa no creas que es tan fácil de encontrar.

      Eliminar
  20. Muy bueno .. una despedida genial muy divertida gracias por compartir un beso.

    ResponderEliminar
  21. Esas amigas tenían lo suyo y fueron muy listas, vaya que si.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querían modernizarla un poco, porque la verdad es que era un poquito carca.

      Eliminar
  22. vaya que sorpresa se dio Mari Pili jajaja y que amigas eeehh !!!

    ResponderEliminar
  23. Ayy! me da cosa por esas espaldas...pero supongo que sarna con gusto no pica! como dicen por estos lados

    Abrazo juevero Tracy

    ResponderEliminar
  24. jajajajajjajajajaa que ocurrente eres amiga!!...Seguro que Mari Pili va a anunciar boda cada año para tener varias despedidas de soltera asi...y seguro que hasta acepta vestidos de bombero ...besosss

    ResponderEliminar
  25. ¿Y dónde venden esas mesas?...es para la despedida de una amiga je,je,je.
    Muy bueno y original como siempre.
    Por cierto, que se te olvidó mandarme el enlace...en qué andarías pensando...
    MUchas gracias por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. ¡Que amigas! Y que divertida escena, la cara de la prota al ver las mesas no tiene precio xD

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  27. Bueno pues no está mal una despedida así porque muchas de las que veo son más que patéticas. Un relato divertido, me has alegrado la tarde, besos.

    ResponderEliminar