jueves, 9 de marzo de 2017

JUEVEANDO CON "BON APPÊTIT"

Hoy nos dirige Nieves a quien se le ha ocurrido este tema para  meternos en la cocina y ver  qué se nos ocurre preparar.
Os invito a que os sentéis en nuestra mesa  aquí



Era un día que prometía ser  muy especial y mientras que lo normal en estos casos, era irse fuera de casa, ella decidió que prefería jugar en campo propio.
Desde por la mañana estuvo preparando todo para que no faltara un detalle, cuidó el atrezzo como si fuese la puesta en escena de la mejor obra de su vida ¡y lo era! al menos así lo sentía ella.
Cuando todo estaba preparado: sedas en la cama, linos en la mesa y encajes en la ropa... empezó a repasar el menú, decidido desde hacía días a falta de darle el último toque imaginativo: luces indirectas...  velas encendidas por el espacio en el que habrían de moverse y una sensual música envolviéndolo todo...
Sólo quedaba por arreglarse, ella. 
Se vistió con la ropa que había pensando hacía una semana, se dio una  penúltima o antepenúltima mirada en el espejo del dormitorio y una sonrisa de satisfacción se dibujó en su rostro, a la vez que se dedicaba un guiño de complicidad.
Puso el champán a enfriar y adornó la mesa con un precioso ramo de mimosas.
 Nada había dejado al azar: las mimosas serían anticipo de su modo de actuar y el menú había sido elaborado con toques erótico-festivos, como  aquellos espárragos de Tudela con salsas de varios colores  y texturas o la pincelada afrodisíaca de las ostras  
que darían paso a los platos calientes también muy sugerentes como las almejas tibias al natural y los rollitos de ternera en salsa de almendras.
 Los postres se prestarían  al juego amoroso:  uvas con queso blando y miel, fresas con chocolate, bombones  y como punto final un batido de maracuyá.
¡¡¡Todo estaba perfecto!!!
Al sonar el timbre de la puerta, se montó  encima de los tacones de quince centímetros y salió a abrir con la mejor de sus sonrisas. 
Entre abrazos, besos y  caricias  lo condujo al comedor donde con voz entrecortada, ella creía que por la emoción y el deseo, él balbuceó:
- Las... mi... mo...sas,  ¡un médico...!
- Las mi...mo...sas... alergia... me... as...fi...xi...o...

73 comentarios:

  1. jajajajajaja ¡qué chasco! como viene bien informarse de todo antes de meter la pata :-)

    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Jope con las alergias! Ella no merece ese final, búscale otro, inventa un final feliz que se lo ha ganado. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final está abierto, tú lo puedes salvar y que vivan felices toda la vida, pero sin mimosas, jjeje

      Eliminar
  3. Otra vez hemos coincidido.Sinofuera que yo lo tenia escrito desde ayer, pensaria que me los has copiado.
    El final, pero és comletamente distinto. solo habria faltado esto!!!
    Buenos dias compañera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No los veo tan parecidos los tuyos querían casarse y mi pareja , sobretodo ella, quería pasar una primera noche juntos y luego el final no puede ser más dispar. La próxima vez procuraré copiarte mejor, jejejeje
      Un beso fuerte

      Eliminar
  4. ¡Ay, las mimosas!!
    Uvas con queso saben a besos.
    Muy bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mimosas suelen dar unas alergias que pueden producir asfixia, no son alergias normales según tengo entendido.

      Eliminar
  5. A pesar de todo su empeño por preparar una noche mágica, falló en lo mas importante: el conocer los problemas de la persona amada.
    Brillante y con su toque de fino humor.
    Como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella tenía tanta prisa por probarlo en la cama...
      Se debe ir más despacio y conociendo más al partenaire, pero bueno eso es como todo: cuestión de suerte.

      Eliminar
  6. :D Es curioso pero en cuanto he leido lo de las mimosas me a venido la imagen de los estornudos, aunque tu final ha sido un poco más grave. La vida tiene tantas variables que es imposible controlarlas todas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las alergias de las mimosas producen algo más que estornudos, pero es verdad que no se puede controlar todo.

      Eliminar
  7. Todo preparado y uno de esos detalles para ambientar el momento, arruinó todo.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
  8. Solo por las flores, lo demas perfecto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Siempre hay un detalle que lo fastidia todo, mecachis...

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. Una alegría inmensa de verte de nuevo, espero que tus escapadas no sean tan largas.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  11. Jaaa , vaya final xd la pobre todo el día decorando la mesa y un comensal zas... alérgico " digo yo ya podría haberlo dicho" .. Me ha gustado muy bonito detallado fenomenal , lástima esas Mimosas.
    Un abrazo feliz día .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fallo que no se lo comentara a ella lo que le pasaba con las mimosas. Un beso

      Eliminar
  12. jajaja ¿Quieres creer que al empezar a leer lo de las mimosas pensé en esa posibilidad??? :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que de leernos tanto, me adivinas el pensamiento.

      Eliminar
  13. Pero q pena jjjjaaaaa se perdió todo un acontecimiento por esas mimosas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él se lo tenía que haber dicho, pero quien iba a saber el montaje que ella tenía preparado.

      Eliminar
  14. Me encanta esa sorpresa, que pone un toque de humor a tu perfecta historia...Algo tan simple como una alergia nos cambia la vida, amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo por tu buen hacer.

    ResponderEliminar
  15. Desde luego que algunos hombres no saben poner escusas en condiciones. ¡Será miedoso el tío! Se le van las mejores.
    Un saludo y para la próxima un poquito de azahar que ya está a punto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era una excusa, pero podía haberlo sido como dices tú.

      Eliminar
  16. Un final cruel, amiga Tracy, pero lo cierto es que empecé a creer que la escena final se adornaría con un Ring telefónico y una vez caprichosa al hilo diciendo: Lo siento, me ha salido un imprevisto. Pero el final tuyo es ... para un diez.
    Feliz noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También pudo ser. prto no fu´é, de todas forma gracias por darme ideas.
      Un beso fuerte.

      Eliminar
  17. Vaya, Tracy, qué mala pata.
    Buen relato.

    Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
  18. No me lo puedo ni creer, ese tio es un alergico de mierda, seguro que iba acojonado y justicó lo injustificable y te lo dice un alergico.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sois dos los que pensáis así, mira tú que eso ni se me había pasado por la cabeza, pero ahora que lo decís... puede ser.
      Va a ser verdad que las historias tienen vida propia, jejejee

      Eliminar
  19. Que se le va a hacer si el hombre era alérgico. Yo pienso que las flores para los muertos.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Con lo que a mi me gustan las mimosas bien podria pasarme algo parecido. Pobre!!! Con todo el trabajo que se habia dado. Como siempre sorprendente, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan mucho las mimosas, ahora tengo en casa un ramo de ellas, precioso.

      Eliminar
  21. Jajaajaj! suele pasar! sobre todo cuando preparamos comidas sin avisar qué ingredientes tendrán y que le pueden causar alergia al comensal.Tu historia me ha pasado jjjeejej!
    Besos Tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí debe uno enterarse antes de los problemillas de los comensales y evitar las flores jajajajaja

      Eliminar
  22. jajajajaja hay que tener mala pata!! Por dios, con la nochecita que les esperaba mmmmm

    ResponderEliminar
  23. Vaya con las alergias :(, todo lo arruinan
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Ay, pobre hombre, con lo bien que prometía la noche!!
    Muy bueno, Tracy,
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él se lo perdió, por no informar, jajajaja

      Eliminar
  25. Eso le ha pasado por poner flores en la mesa, seguro que, para otra vez, si es que no se asfixia de verdad, con poner una vela será suficiente.
    En cuanto a la ensalada... ¿Te gusta el queso mantecoso gallego? Al cortarlo no te quedará en redondeles, pero puedes intentar hacer cuadrados o rectángulos, te hará el mismo efecto.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas conozco a gente que es alérgico al olor de la cera.

      Gracias por tu recomendación del queso, que ese si que me gusta, bueno me gustan todos menos el de cabra y mira que por aquí tenemos uno de denominación de origen...

      Eliminar
  26. Huhh pobre! Un detalle que no previo le arruinó la noche!! 😀😊

    ResponderEliminar
  27. De modo que las flores de las mimosas son afridisíacas... interesante. El pobre se perdió una noche inolvidable, yo habría que estaba resfriado o algo así jeje

    Besos

    ResponderEliminar
  28. No, las mimosas no son afrodisíacas, sólo que él les tenía alergia y ella no lo sabía.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. ¡Hola! Pero mira que tenía todo perfecto —y total respeto por los tacos de quince centímetros (?)— y un detalle le arruina la velada.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así fue, nunca se sabe donde va a estar el problema acechando.

      Eliminar
  30. jajajjajajajajajjaa que horrrorr!!!!...todo eso para que terminara asi???Bueno...aunque se parece a lo que he escrito, al menos en tu caso, él si vino...
    Eres muy talentosa para escribir y disfruto mucho de tus relatos..besitos..feliz fin de semana...

    ResponderEliminar
  31. Glupss!! se chafó la noche... tanto "mimo" para que al final la cita quedara en un simple minuto alérgico.
    Me has hecho sonreir :)
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... no se sabe si un minuto alérgico o algo más, depende del lector.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  32. Que ocurrente TRacy!, me encantan tus relatos sorpresivos, con tanto arte para narrar
    No se si tener mas lástima por el afectado o por la protagonista pobre, con todo el trabajo que se habia tomado!!
    Bueno! a guardar la comida
    Abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten lástima por los dos ¿no te parece?

      Eliminar
  33. Jejeje, que lástima que las mimosas estropearan la cita. Me encantó el relato😊

    ResponderEliminar
  34. Dicen que las personas son dueñas de sus silencios, pero en esta ocasión más le hubiera valido hablar de su alergia con el tiempo suficiente. Una lástima que una velada tan escrupulosamente preparada no tuviera el éxito previsto por mor de un imponderable.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, aunque creo que él no pensaba en una relación como para contar problemas, jejejeje

      Eliminar
  35. jajajajaj...no puedo parar de reirme. Te ha salido genial!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! me alegro que te haya alegrado al menos el ratito que has estado leyendo. Besos

      Eliminar
  36. :)))

    Y es que no se puede controlar todo... y nada es perfecto.

    Besos, pillina!!

    ResponderEliminar