viernes, 9 de junio de 2017

JUEVEANDO EN VIERNES CON LOS HELADOS DE LA INFANCIA

Inma nos trae un tema muy veraniego, si os queréis refrescar, pinchad aquí

 



LOS  HELADOS  DE MI infancia...? 
 Mejor de los HELADOS DE MI VIDA

 Puedo escribir poco de los helados de mi infancia porque no he sido muy heladera, de pequeña recuerdo vagamente que en casa de mi abuela, había un artilugio en el que se hacía helado, pero se usaba muy de tarde en tarde, tampoco yo pedía helado ni si quiera en las heladerías, prefería comer pipas que tomarme un cucurucho de vainilla o mantecado que era el que tomaban mis amigas. 
Esto no cambió hasta el momento en que me quedé embarazada, no sé porqué regla de tres tenía que tomarme diariamente un helado y allá que nos íbamos a buscarlo el padre de las criatutra y yo, todas las tardes a la heladería más famosa  de Córdoba que estaba en pleno centro y era la que primero abría en primavera y la última que cerraba al llegar el invierno: 
Todas las tardes , sin faltar una, me tomaba un cucurucho mediano de helado de café con leche.
Ahora que lo pienso... ¡qué aburrimiento!
Fue dar a luz y no volví a tomar más helado hasta que no me quedé embarazada de mi segunda hija, de nuevo la rutina del cucurucho mediano de café con leche.
Nació mi pequeña y se terminaron los helados, hasta que un verano apareció una heladería australiana en Fuengirola, adquirió mucha fama y mis hijas, ya mayores, me hicieron que probara el helado de chocolate y después de resistirme bastante me tomé uno, más que por el helado por los enormes trozos de chocolate que te encontrabas en él. Me encantó.
Todos los años al finalizar las vacaciones, iba a tomarme uno de chocolate, así me despedía del verano un año y otro.
Hace unos años la heladería desapareció y ahí acabó mi relación con el helado, pero ambién hace unos años, al venir a Barcelona,  conocí "el Affogato" que preparan en La Creme, y me enamoré de él, incluso le dediqué esta entrada en mi blog.
Todas las tardes, que puedo, practico el rito de ir a tomarme uno a pesar de las enormes colas que hay siempre. 
Eso sí con dulce de leche, no con vainilla.
Y por mi cabeza ronda una única pregunta:
 ¿Estaré de nuevo embarazada?

66 comentarios:

  1. Yo no he sido Tracy...
    No llegamos a tanto eh... jajajja

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ay Tracy que lindo recordar
    yo si tomaba todos los días unos q ni recuerdo la marca
    eran de crema de limón o naranja y el envase eran muñecos clasicos de Disney o si no una naranja o un limón ... que llevaban su tapita y su cucharita
    eso si --- regalo de mi abu

    Los mas ricos los he tomado en Italia no hace mucho --pero eso es otro cuento y no chino

    buen provecho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé a los que te refieres, jajajaja, desde luego como los italianos ninguno.

      Eliminar
  3. ay dios lo del embarazo no lo vi jaja

    `pues eso tu sabras !!

    ResponderEliminar
  4. Pues no lo sé, pero por lo que cuentas de ese antojo en los embarazos...
    :)
    Igual es sólo un embarazo psicológico, que también vale para tener ganas de helado, jajajaj
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quita... quita... si estoy embarazada que sea de verdad ¿no te parece?

      Eliminar
  5. A mi los helados me apasionan...es que además soy muy golosa. Besos preciosa y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy más de salado que de dulce, eso que llevo ganado.

      Eliminar
  6. Jjajjaajjaaj entonces yo debo vivir en un perpetuo embarazo...
    :P

    El otro día me mandaron un enlace de heladerías en Madrid,luego lo busco y te lo mando.
    Para que peques cuando vengas.
    ; )
    Besos freshquitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me estimulan más otros pecados que los de el helado, pero sí, mandame el enlace, nunca se sabe donde está esa chispa del gusto por el sabor.

      Eliminar
  7. Simpático final, ya veras la de ofertas de apadrinamiento que recibirás ¿Soy la primera?, de todas tus explicaciones me he guardado una "helado de café con leche" por una vez café, me ha hecho ilusión. Feliz fin de semana ahora creo que ya debe haber helados de té

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué crees que a mí no me gusta el café?
      Me gusta mucho, pero prefiero el té.

      Eliminar
  8. Qué peligro. Después de tus anteriores experiencias yo también estaría asustada. Disfruta de ese momento, me refiero al de comerte el helado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya,ya , sabía a qué momento te referías, jejejejejeje

      Eliminar
  9. Buenos dias: NO estaria mal ahora de quedarte embarazada. Menudo juguete para tus nietos. Y para tí también. Así no mimarias tanto a los pequeños que esto no es bueno.
    Mis mejores y más grades helados los he tomado en Ginebra y en Baden bei Wien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los abuelos estamos para mimar y deseducar a los nieto, para educarlos ya están los padres, por eso a estas alturas de la película, no es conveniente tener hijos, porque nos volveríamos chochos.
      Dios y la Naturaleza saben lo que hacen.

      Eliminar
  10. Tampoco soy de helados, eso sí, me gusta hacerlos para mis hijos.
    De pequeña, recuerdo el coyote, un polo de vainilla y chocolate.
    Lo del embarazo sí que lo he sufrido... pero mi antojo eran unas soletillas de mi pueblo, lo único que podía oler y comer.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no eres heladera eres de las mías, debemos ser bichos raros.

      Eliminar
  11. Los primeros que recuerdo son los de "la Sabina", raspadura de hielo, coloreada con un jarabe colorista bien de limón, de naranja o zarzaparrilla.
    Después vino la heladería de "Los Jijonencos", con sus variedades, pero donde sobretodo yo pedía horchata.
    Tengo que reconocer que es ahora, cuando tomo mas helados , aunque ni estado sea de total desesperanza.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja me ha gustado eso del estado de total desesperanza.

      Eliminar
  12. Jaaa , Que bueno que estuvieras en estado de buena esperanza ... muy linda tu historia , la verdad que es curioso como los gustos te cambiaron al quedarte embarazada cosas misteriosas del proceso de la procreación ...
    Un fuerte abrazo y espero que nos digas si es positivo o negativo ajjaj un besote muakk.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Tú ve preparando el traje que irás de bautizo dentro de nueve meses.

      Eliminar
  13. fíjate que también de pequeño no fui muy fans de los helados, cucurucho o barquillos como decimos acá
    y si comíamos helado era los domingos y de postre, y helado de casatta ese que viene en caja, era el premio de la semana...

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí a esos helados se les llamaba Corte y se metían entre dos galletas.

      Eliminar
  14. jajaja A buenas horas horas mangas verdes, pero claro, si te haces esa pregunta, por algo será, pillina...jajaja
    Yo me acuerdo de los "Cortados" de pequeño en San Sebastián, no he sido muy heladero, pero cuando descubrí el "Ron con pasas" estuve todo el tiempo comiendo uno en cuanto tenia ocasión, ahora, cuando como fuera, si me apetece de postre alguna combinación de tarta con helado, en el restaurante que voy con cierta frecuencia y me conocen desde hace años, disfrutan preparando un postre sorpresa con helado, siempre distinto y yo disfruto como nadie, el otro dia cuando fuí para celebrar mi cumple, se pasaron 40 pueblos, ¡Que barrigón! jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esa expresión me has recordadouna cosa que me contaba mi mdre: Unos vecinos entrados en años tuvieron un bebé y se conoce que mis padres comentaron eso de " abuenas horas mangas verdes" y cuando mi madre me ensayó que tenía que decirle al darle el regalo "enhorabuena", yo decía "a buenas horas mangas verdes" y mi madre optó porqe yo no la acompañara a ver a la vecina.

      Eliminar
    2. Te contaba una cosa de mi niñez muy graciosa, pero se ha borrado, así es que otro día te lo contaré, que hoy ya es mañana.

      Eliminar
    3. Jajajajaja muy bueno el comentario de Genin!!! Y tu anécdota, entrañable!!! Besos a ambos!!!

      Eliminar
    4. ¡Vaya! al final apareció el comentario de mi anécdota

      Eliminar
    5. Myriam, que no te he dicho ná: ¡HOLA!

      Eliminar
  15. ¿Un cucurucho? Eso es solo una muestra. Yo pido, mínimo, un vaso de 1/4 litro. Puede ser de mango, guayaba, membrillo, damasco, durazno, pistacho, frutilla, imperial, frambuesa, maracuyá, lúcuma, chirimoya, bocado, maní, vino, y etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues sí que te gustan los helados...!

      Eliminar
  16. No conozco a nadie que no le gusten los helados. A mí me gustan los italianos, pero si no los tengo a mano, disfruto con otros muchos.
    Esta entrada nos introduce ya en el verano; es dulce, refrescante y divertida. Hay antojos veraniegos que alegran la vida.

    Salud, Tracy.

    ResponderEliminar
  17. Los tocinillos con los cuales uno se deleitaba a saborearlos a las dos de la madrugada en pleno invierno.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que los helados lo inventaron para las embarazadas, y para los embarazados, las manzanas asadas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Qué curioso esos antojos!
    Yo nunca le he hecho ascos a un helado, ni en verano ni en invierno, aunque intento no abusar de ellos por la línea y porque tengo el azúcar al límite. Mis preferidos: el de café y el de dulce de leche y estoy segura de no estar embarazada ;-)

    ResponderEliminar
  20. De mi infancia recuerdo la cara llena de helado, las manchas en la camisa y que siempre a pesar de todo cuidado terminaba enchastrado. Su sabor siempre me llevara a ese niño sucio y feliz.No importa el gusto que tenga. Besos tracy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese recuerdo también lo tengo yo y las palabras: ¡No te vayas a manchar!

      Eliminar
  21. Amo los helados,en verano en invierno en otoño y en primavera,si,si,si.
    cariños.

    ResponderEliminar
  22. Tal como lo cuentas, Tracy, me has hecho volver esos viejos escenarios donde un helado era, realmente, un lujo, algo que solo se reservaba para las fiestas importantes. Bellos recuerdos ... gracias.
    Ah, a mi también me gustan los que llevan grandes trozos de chocolate negro negrísimo ... una delicia antes prohibida por una razón, pero ahora
    por otra.
    Feliz viernes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero yo creo que eso no significa que te gusta el helado, sino el chocolate.No te parece?

      Eliminar
  23. Es sorprendente como en tus embarazos tus nenes te llevaron a disfrutar de los ricos helados, sin que fueras tan deseosa de ellos en tu niñez.
    Que linda y tierna historia.
    Saluditos

    ResponderEliminar
  24. Ya nos dirás si estás de nuevo embarazada jajaja.

    Besazos.

    ResponderEliminar
  25. Creo que conozco esa heladeria del centro de Córdoba, para mi los mejores helados y batidos, no veas como los hecho de menos? Yo como tu soy más de salado que de dulce, pero de vez en cuando un buen helado no viene mal. Muy bueno y "esperanzador" escrito, besos

    ResponderEliminar
  26. Lo tuyo conos helados ha sido realmente un rito jeje. Lo que más llama la atencion es que para cada etapa, los gustos variaran 😄 un placer leerte. Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es digno de estudio, espero que no haya más etapas.

      Eliminar
  27. Así que fue un hábito adquirida. Me gusta como lo contaste.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente son experiencias de mi vida.

      Eliminar
  28. Lo de los antojos es para estudiarlo aparte, pero en tu caso era llevadero, yo en cambio quería sandía en diciembre... y hace 34 años no había forma!
    besos fresquitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí lo tuyo era mastante más difícil. Jajajajaja

      Eliminar
  29. Sonrío.
    Así son esos antojos, sí, a mí me dio por las palomitas (iba al cine adrede a comprarlas hechas a cualquier hora) y el hígado que hasta entonces no podía ni olerlo me apetecía una barbaridad, y aprendí hasta a cocinarlo de mil formas, con coulis de frambuesa, me perdía, y desde entonces va y hasta me gusta.
    No soy muy de helados, me dan más sed...

    Una muy bonita historia llena de sabores del recuerdo.
    Besos, linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del hígado es de traca. Jajajajajaja

      Eliminar
  30. Tracy:
    un buen helado siempre es una tentación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí es más tentación una tapa de queso, por ejemplo.

      Eliminar